Categoría: Fotografía de Retrato

El Elefante en Tanga, y otras formas de hacer reír y relajar a tu modelo

Hacer fotos de retrato, en estudio, o donde sea, puede llegar a ser difícil por una variedad de razones, pero una de las mas comunes es que mucha gente no está acostumbrada a «posar», o a estar frente a una cámara, se pueden sentir incómod@s de que les estén haciendo fotos, y es trabajo de quien está haciendo la sesión lograr que la/el modelo esté lo mas relajad@ posible y a gusto.

Es normal una persona que nunca ha hecho fotos esté incómoda en la sesión, con expresión seria, que no sepa que hacer con sus manos ni como poner su cuerpo.

Con respecto a las poses en si, no te preocupes, eso es bastante fácil, como explico en este video, ni siquiera es necesario que tu modelo sepa posar para lograr figuras naturales y sin esfuerzo.

Ahora, con respecto a la comodidad y el humor, una «técnica» que vengo usando desde hace tiempo es la del «Elefante en Tanga». Esta «brillante idea» (aunque lo diga yo mismo) surgió de cuando la gente suele decir que cuando estés nervioso al dar una presentación o una charla te imagines que tu audiencia está sin ropa, bueno, yo no le voy a decir a mi modelo que se imagine que yo estoy sin ropa … Pero … tal vez algo simpático y cómico se pueda sacar de ahí.

En presencia del Elefante en Tanga

Hace tiempo escuché también que el cerebro no puede pensar en Negativo, o sea, no le puede decir al cerebro que «no piense» en algo, ya que inmediatamente lo va a hacer, así que si alguien te dice «no pienses en un elefante en tanga», que va a ser lo próximo que te vas a imaginar !?

La Técnica y como usarla

Ok, tal vez llamar a esto una «técnica» sea sobrevalorar un poco las cosas, lo único que hago es que mientras estoy conversando con mi modelo, preguntándole como está, como se siente, si está nerviosa, etc, casualmente le digo algo como «no importa si estás nerviosa, lo único que tienes que hacer es pensar en un elefante en tanga», y voila, risas aseguradas, incluso si no se ríe, seguro queda mirando con cara extrañada o curiosa (nunca dije que esto fuera infalible)

Fotografía mucho mas relajada, después que el elefante ha pasado

Como seguro se va a reír o al menos sonreír, aprovechas de sacar fotos mientras lo hace, seguro mas de alguna te saldrá bien, y aunque no sirva ninguna de esas fotos, se va a relajar y soltar, y estará mas a gusto, que es el objetivo principal de todo esto.

Lo que sucede a continuación

Si la broma surte efecto, puedes seguir elaborando a medida que avanza la sesión, tal vez veas a tu modelo sonreír por si sola después, «estás pensando en el elefante verdad?», le puedes decir, lo que va a hacer que se ría mas. El elefante entonces se convierte en un personaje mas de la sesión, puedes hacer que el Elefante pase corriendo detrás tuyo, que salte, etc y como toda buena broma NO la sobre utilices, basta mencionarlo 3 o 4 veces a lo largo de la sesión, nada más.

Por supuesto que también funciona en exterior

Otra ridiculez que uso al inicio de algunas sesiones es hacer que mi modelo imite algo estrafalario y «sin sentido», le puedo decir por ejemplo «dale, imita a un cocodrilo rubicundo», o » haz como un ganso empoderado», no tiene que ser algo que realmente pueda hacer a la perfección, es solo otra forma de romper el hielo y hacer que la persona se ría y pasar un buen rato, además puede que las fotos no sirvan para un «book» de modelaje, pero seguro serán un hermoso recuerdo de un momento alegre, y te recordarán como un profesional entretenido.

Elefante Elegante
Cocodrilo Constipado
Flamenco Furibundo

La gran mayoría de las veces en una sesión de retrato lo mas importante es que quien esté modelando se sienta cómod@, a gusto, sobre todo si es alguien que nunca ha hecho fotos, o raramente ha posado para alguien. Si la persona está relajada, tranquila y de buen humor, es mucho mas probable que las fotos salgan mucho mejor, y que por supuesto se disfrute mas la sesión y que últimamente quieran trabajar contigo otra vez.

5 Formas de iluminar tus retratos con una sola luz (y sin moverla)

Hacer fotografía de retrato en estudio puede ser lo suficientemente difícil, como para que nos compliquemos adicionalmente sin necesidad. Sobre todo si estás comenzando, lo mejor es mantener las cosas simples, pero no por eso menos efectivas.

Un buen diagrama de iluminación no necesita ser complejo, necesita dirigir la atención del espectador a donde importa, generalmente al rostro y ojos de la modelo (por supuesto que hay excepciones). Para que evites estar moviendo tu luz una y otra vez para lograr diferentes resultados, te propongo mejor que dejes tu luz fija, y que tu modelo sea quien adopte diferentes poses para que la fotos se vean completamente diferentes, como si estuvieran iluminadas de maneras variadas, y que hasta cierto punto así es, ya que al cambiar la dirección del rostro, la luz llega diferente a la cara y proyecta distintas sombras, y por tanto, diferentes contrastes, haciendo que el estilo general sea otro.

Modelo: @buenkarma/

La luz

Lo primero es posicionar la luz, y esta la colocarás a 45 grados de tu modelo, y apuntando de arriba hacia abajo, es de las posiciones mas comunes para iluminar, y es extremadamente versátil y efectiva.

1. Mirada de frente a la cámara

Por lejos debe ser la forma mas tradicional de hacer un retrato, y también la mas «fácil». Con la iluminación en 45 grados, se logrado el típico triangulo de luz bajo el ojo a la izquierda de la fotografía.

2. Mirada en diagonal

Manteniendo todo igual, y que la modelo simplemente gire su cabeza diagonalmente, se logra que mas luz llegue al rostro, el»triangulo» se hace más grande y se iluminan otras zonas, como la pera, y el otro ojo.

3. Mirada en Diagonal hacia arriba

Siguiendo con la mirada diagonal, pero esta vez mirando además hacia arriba, de esta forma la luz llega casi de forma directa al rostro, iluminando mucho mas y dando incluso mas luz a la zona del torso, ya que la pera no genera tanta sombra sobre este. Los ojos además suelen quedar con un brillo mayor producto de que reflejan mas la luz que les llega, haciendo que sean mas llamativos.

4. Mirada y Torso opuestos

Apuntando el rostro hacia la luz, pero el torso hacia el lado contrario, no solo se logra otro estilo de iluminación, pero se la da un dinamismo mayor a la pose y por tanto a la foto.

5. Mirada de frente y torso en diagonal

Esta vez cambiamos todo, el rostro va de frente a la cámara, y es el torso el que va en diagonal (o de frente a la luz). Perfecto para iluminar fotos donde la ropa es de interés, o la joyería que se puede llevar al cuello.

Variantes

Finalmente mezcla otras opciones, distintas posiciones del torso, con diferentes posiciones de la cabeza para que puedas ir descubriendo tus propias formas de hacer retratos.